Alarmas

Sweet Inferno

No sé cómo empezar, la paciencia se agota, las lágrimas se secan y ya no tienen significado, las heridas siguen ahí pero dejaron de sangrar hace tiempo, ésta casa no es un hogar.

Día a día me pregunto sí éste acontecimiento merecía una celebración o un velorio, lo he dicho antes, el alivio es grande, pero, la nostalgia dejó un gran hueco en mi mente, que aún después de tanto tiempo, sigo sin saber cómo llenar.
Mi vida era como la de cualquier personaje de los libros de George R.R Martin, muerte súbita.
Había alarmas dentro de mi cabeza, como una alerta sobre lo que se avecinaba… Lo peor, es que sonaban exactamente igual que tu voz, la ironía recaía sobre éste mismo hecho.
El martirio de mis vivencias diarias era bastante casual como para dejar que me consumiese, seguí adelante como si nada hubiese pasado, como si todo ese…

Ver la entrada original 45 palabras más