Amor sin ataduras

Periodista desarticulado

Era algo que se veía venir. Ninguno quisimos darnos cuenta antes, tal vez porque en el fondo todos queríamos que eso no sucediese, que fuese un reflejo de la perpetuidad de su amor, de nuestro amor, del amor en general, ese que dicen los cursis que se escribe con mayúsculas. Pero no fue así, y lo veíamos venir. No queríamos pensar en ello. Era tan bonito, sonaba tan bien, parecía tan eterno… Y finalmente no hay nada eterno. Una tarde de domingo todo se vino abajo. Ya no nos acordábamos de cuanto llevaban juntos, ni nunca sabremos cual fue la última gota que colmó el vaso, pero hubo un final. Fue un final, eso si, sin daños para terceras personas, por suerte.

No fue el peso del amor acabó con parte de la alambrada de una barandilla del parisinoPont des Arts. Fue el peso de las ataduras. Porque…

Ver la entrada original 180 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s