Te escribo.

Pensares, nada más

Quisiera y créeme, intento, hacerte saber lo que siento, que si digo y pienso o pienso callar lo que siento. Atado róbame el aliento, en libertad el viento y en mi mano por siempre tu mano al volar. Difícil es, hablar de todo y no poder decirte, que constantemente viajo en mares adornados por la luna que ilumina la nada en el punto preciso en mi propia obscuridad; donde te encuentro a ti. 

Y muero, me mata lento vivirte, me mata al instante soñarte, verte a lo lejos descalza andar en vastos pastizales, bajo cielos azules y nubes blancas, un sol que no quema, plácidos atardeceres eternos, la sombra que te sigue, la que te abraza cuando llega la noche. 

No comprendo, no entiendo, observo lento tu piel adornarse con el sol crepuscular, tu cabello al viento, y yo sentado a la orilla del bosque que es mi vida te veo sonreír, frágil…

Ver la entrada original 374 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s