Mi pequeña liebre

Soy crujiente

Había una vez un chico, Leonard creo recordar que se llamaba.
Leonard vivía en un pequeño pueblo de montaña al sur de Francia y cercano a su casa atravesaba un pequeño también riachuelo. Él lo llamaba “mi pequeña liebre” pero ese no era su verdadero nombre.

Un día Leonard se enamoró de la chica más bella de todo el pueblo. Su pelo brillaba y se estiraba y erizaba cada vez que pasaba su mano por él y que jugaba con alguno de sus millones de rizos rebeldes.

Leonard decidió llevar a aquella preciosa chica a su riachuelo. El caudal pareció crecer nada más la chica se acercó y flores de todos los tipos y colores comenzaron a abrirse a su alrededor. Diminutos peces rojos nadaban en el agua y pájaros que nunca habían escuchado antes cantaron como nunca.

“Te quiero”, le dijo Leonard a la chica mientras colocaba su mano…

Ver la entrada original 43 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s