Estábamos ahí.

De letras y café.

Estábamos ahí, en un simple jardín sin invierno, sin presión alguna disfrutando del suave rayo que no quemaba nuestras ansias de perdernos en la mirada del otro.

Estábamos ahí, sin silencios, en una tarde llena de acústica primaveral, estábamos ahí y mi corazón se ilumina del recuerdo, ahí estábamos… Donde todo podía pasar.

Decidiste descansar los pies, algo que parecía natural, me comentaste estar cansada de tu actual caminar y me ofrecí a realizar algo para disminuir tu malestar.

Sin esperarlo, tus ojos se llenaron de lágrimas, sentiste algo complicadamente intenso, algo estalló y lo tenías que confesar.

Volteaste con un vehemente mirar , que en un momento me llegó a espantar, dijiste “no pienso dar un paso más sí no es contigo hacia el altar”, esperando de mi esa respuesta de reciprocidad.

Mi rostro no tardó en reaccionar, no podré decir lo mismo de mi garganta que se cerró…

Ver la entrada original 101 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s