Escultura del deseo

Canción de Furia

El día siguió a nuestras nupcias

y sentados ahí en la mesa de los que ahora también son mis padres

Amedrentados tus ojos por miradas furtivas

, te recorro con recuerdos como anoche presa fuiste de mis delirios

, insolente fui con mis malos consejeros: el amor y el vino

los dos osados que al miedo desafían.

Bajo el techo mismo de tus progenitores proclamé la vendimia!.

Segué mis nuevos campos

, acallando inútiles gemidos que se perdían en la noche

; todos y eso sé fueron llevados por el soplo del céfiro a oídos del mundo.

Ahora me miras pícara del otro lado de la mesa

, criptografía hemos hecho del gesto:

acaricias la curva de la copa para evocar el roce de mi piel,

cambias de lado el caliz

, le rotas sobre su eje mostrando la huella de tu boca para regalarme un

(nuevo beso

, toco mi…

Ver la entrada original 337 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s